arreglar puerta de madera

En el ámbito del hogar se suceden diferentes problemas y desperfectos, que tenemos que ir arreglando si queremos mantenerla en las mejores condiciones y presentable para nuestras visitas. Sin embargo, a pesar de que si que hay gente con cualidades para este tipo de arreglos, los llamados manitas, otros no las tenemos.

En este post, los desperfectos para los que os vamos a presentar una serie de trucos y consejos, son los ocurridos en las puertas de la casa. Y que el material de dichas puertas sea de madera. Golpes, roces o el propio uso cotidiano, desgasta nuestras puertas y las deteriora hasta el punto de que necesitan un arreglo. Dos de los problemas más comunes que suelen ocurrir son los siguientes: problemas con las bisagras y con los roces.

1.Solucionar problemas en las bisagras.

Es muy común, que las bisagras chirríen cuando abrimos y cerramos la puerta. Además de ser uno de los problemas más comunes, es también uno de los más sencillos de solucionar. Puede ser que la bisagra no esté correctamente lubricada. Para ello, retirar la puerta y limpiar las bisagras será el procedimiento a seguir. Un truco que ayudará a este proceso, será aplicar algo de aceite o todo en uno, que favorecerá la movilidad de la bisagra y evitará ruidos desagradables.

Por otra parte, puede que las bisagras chirríen, pero no sea por la falta de lubricación de la propia bisagra. Puede ser por las arandelas que separan las bisagras. Y es que, unas arandelas defectuosas no favorecen la fricción y producen esos ruidos. En estos casos, tendremos que cambiar esas arandelas.

2.Solucionar problemas con los roces.

Para finalizar, tenemos el problema del roce. La madera es un material cambiante que responde a los cambios de temperatura, y se dilata y contrae. Con el tiempo estos cambios pueden desajustar la colocación de la puerta. Y de este desajuste, nacen los famosos roces. Para estos casos, debemos lijar la zona que roza, hasta lograr que deje de hacerlo. Podemos desmontar la puerta para lijar la zona, lo que nos dara una mayor precisión en el trabajo. O podemos colocar la lija en el suelo y sujetarla mientras abrimos y cerramos la puerta. El movimiento, lijará la zona dilatada, hasta el punto mínimo donde deje de rozar, ni más ni menos.

 

En resumen, como habéis visto, tener las puertas en óptimas condiciones es sencillo. Ahora bien, si la falta de tiempo o conocimiento te impide hacerlo, puedes contactar con Multihelpers y pedir un Helper que sepa hacerlo.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

 

Encuentra gratis personas de confianza cerca de ti

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *