Trucos y consejos para limpiar cristales

Trucos y consejos para limpiar cristales

Si existe una parte complicada de limpiar en las casa de hoy en día, esos son los cristales. El agua, el polvo e incluso las marcas propias de la limpieza de este material se incrustan en su superficie y en ocasiones parece imposible que lleguemos a conseguir una puerta o ventana en unas condiciones perfectas de limpieza. Por esta razón, os traemos algunos trucos y consejos para limpiar cristales y que no tengáis que hacer “inventos” u os veáis en la obligación de abandonarlos a su suerte.

Amoníaco o almidón

Algunos de los trucos caseros más reconocidos y utilizados llevan incluidos estos dos productos en la limpieza de cristales. En primer lugar, uno de los productos que nos ofrece mayores garantías es el amoníaco. Gracias a su efecto desengrasante y limpiador, dejar las superficies de vidrio limpias nos costará mucho menos trabajo. Para ello, debemos reducir un poquito de amoníaco con agua y limpiar de forma.

En segundo lugar, el almidón es también un producto utilizado por nuestras madres y abuelas cuando necesitaban eliminar la suciedad de una superficie con el material anteriormente mencionado. Para ello, lo normal es disolver una cucharadita de café de almidón en medio litro de agua caliente y extender el compuesto resultante sobre el cristal con una esponja. Posteriormente, se moja un trozo de papel de periódico con vinagre y, cuando el almidón vertido en el cristal esté seco, se frota con el papel de periódico para retirar el compuesto. Este consejo, sin embargo, es poco recomendable cuando contamos con ventanas que están expuestas directamente al sol.

Vinagre como solución casera

Sin duda, el producto más utilizado a lo largo de la historia para quitar la suciedad de los cristales es el vinagre. La forma correcta de realizarlo es diluir una parte de vinagre por cada cinco partes de agua y utilizar un papel de periódico o un trapo sin pelusa. Un consejo a la hora de aplicar esta disolución es contar con un envase con atomizador para que la mezcla se reparta de forma homogénea por toda la superficie a limpiar y se realice con mayor rapidez.

El truco para limpiar los cristales y que queden perfectos es sencillo. Una vez hemos rociado con el atomizador toda la superficie del cristal con el compuesto que hayamos elegido (amoníaco, almidón, vinagre o detergente químico) deberemos pasar un paño para retirar toda la suciedad que veamos. Posteriormente, enjuagaremos la esponja y repasaremos la zona anteriormente rociada con productos de limpieza para retirar cualquier rastro de ellos. Por último, con un paño seco sin pelusa, o un papel de periódico, procederemos a secar y sacar brillo a todo el elemento.

Para terminar, los mejores trucos y consejos para limpiar cristales tienen un factor muy importante que determinará la correcta finalización del trabajo: la paciencia. Limpiar una superficie de vidrio es un trabajo que deberemos hacer en varias etapas, esperando a que se seque la primera parte y repasando muy bien las zonas con detergente para eliminar todo el producto. Por esta razón, deberemos armarnos de paciencia y realizar la limpieza con toda la calma posible.

Encuentra gratis personas de confianza cerca de ti

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *