Trucos y consejos para limpiar cristales

Si existe una zona de la casa que es complicada a la hora de la limpieza, esas son las ventanas. Son una parte desagradecida, ya que a pesar de nuestro empeño se ensucian fácilmente y el acabado muchas veces no es el que deseamos. Por esta razón, Multihelpers os trae una serie de trucos, que os hagan esta labor más apetecible y con los que logréis mejores resultados. A modo introductorio, limpiar la parte exterior en una dirección (vertical) y la interior en la contraria (horizontal), ayudará a detectar en cuál de las partes se ha quedado alguna zona sin aclarar.

Amoníaco o almidón

En primer lugar, uno de los productos que nos ofrece mayores garantías es el amoníaco. Gracias a su efecto desengrasante y limpiador, dejar las superficies de vidrio limpias nos costará mucho menos trabajo. Su fuerte olor, sin embargo puede resultar desagradable. Para evitarlo, nos ayudaŕa que lo mezclemos con agua.

En segundo lugar, el almidón es también un producto utilizado desde hace mucho. Habitualmente, se disuelve una cucharadita de café de almidón en medio litro de agua caliente para después extender la mezcla por el cristal. Cuando la mezcla aplicada quede seca, la retiramos con un papel de periódico. Te preguntarás por qué. Pues porque el papel de periódico aplica una fina capa que protege el cristal de la suciedad. Pero es importante que el periódico sea viejo, así evitaremos que la tinta esté demasiado fresca y se corra.

Vinagre como solución casera

A pesar de lo anterior, el producto más utilizado a lo largo de la historia para quitar la suciedad de los cristales es el vinagre. Al igual que con el amoníaco, debemos diluir el vinagre con agua. Una buena mezcla sería cinco partes de agua por cada una de vinagre, aunque puedes hacerla al gusto. Si contamos con un envase pulverizador, nos ayudará a repartir el vinagre de forma homogénea por toda la superficie

El truco para limpiar los cristales y que queden perfectos es sencillo. Una vez hemos rociado con atomizador toda la superficie deberemos pasar un paño para retirar toda la suciedad que veamos. Posteriormente, enjuagaremos la esponja y repasaremos la zona anteriormente rociada con productos de limpieza para retirar cualquier rastro de ellos. Por último, con un paño seco sin pelusa, o un papel de periódico, procederemos a secar y sacar brillo a todo el elemento.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Tu casa en las mejores manitas