Lavar ropa delicada: ¿mejor a mano o en la lavadora?

 

Hoy día la ropa, es más que eso. Forma parte de nosotros, la sentimos propia. Y ello es debido a que nos representaNuestra ropa dice mucho de nosotros, explica nuestro estado de ánimo, nos identifica con ciertos grupos, y revela nuestros gustos. Y ¿qué pasa con ella? El uso la castiga, hasta que llega el día en el que tenemos que decir adiós a ese abrigo que nos fascina, o qué tenemos que retirar las zapatillas que nos hacen flotar. Una de las cosas que más castiga la ropa, es su lavado. Por eso, desde Multihelpers os traemos unos consejos al lavar ropa delicada, para que podáis alargar la vida de esas prendas que os hacen sentir únicos.

Lavar en la lavadora

El uso de las lavadoras, se remonta al siglo XVII. Sin embargo, no fue hasta el siglo XX, cuando estas evolucionaron en sus primeras versiones eléctricas. Con este aparato llegó una importante revolución al mundo de las tareas domésticas que trajo consigo tanto ventajas como desventajas.

La comodidad aportada por estos artilugios fue tremenda. Y además de comodidad, las lavadoras hicieron del lavado una actividad más segura. Y eso gracias a que dejó de ser necesario desplazarse a las zonas de lavado. El lavado de la ropa pasó a ser una actividad del ámbito del hogar.

Sin embargo, las lavadoras suponen uno de los gastos más altos en el hogar hoy día. Para evitarlo, podemos utilizar programas de lavado en frío y de duración más corta y así ahorrar energía. Pero no es la mejor forma de lavar ropa delicada. Además a largo plazo, el intenso movimiento al que es sometida, genera en la ropa mucho desgaste, y suele el culpable de la muerte de nuestros conjuntos favoritos.

Otras cuestiones a tener en cuenta, es el tipo de prenda que queramos lavar. Sobre todo, si tenemos que lavar ropa delicada. Debemos imprescindiblemente, hacer caso a las indicaciones de lavado que la ropa tiene en las etiquetas. Y así utilizar el programa adecuado para cada tipo de ropa. Además, debemos conocer cuales son las condiciones en las que el programa de lavado para ropa delicada de nuestra lavadora se ejecuta. Ya que a pesar de llamarse así, puede ser demasiado agresivo para nuestra ropa delicada.

Lavar a mano

El lavado a mano está francamente en desuso. Y es, como ya hemos dicho, por la entrada masiva de la lavadora en nuestras casas. Sin embargo, a pesar de este desplazamiento, la lavadora no ha acabado con el lavado a mano. Gracias a los beneficios de lavar a mano, podemos seguir encontrando gente que opta por hacerlo, cuando se trata de lavar ropa delicada. A pesar del esfuerzo, mantener la ropa sin estropear merece la pena.

Esta modalidad, como ya hemos apuntado, conlleva un mayor gasto. Tanto de esfuerzo, como de agua, como de jabón. En el lado contrario, los beneficios de lavar a mano son: un lavado personalizado por cada prenda, hacer ejercicio físico y un consumo de dinero y energía menor.

Si quieres lavar una prenda a mano, deberás llenar un recipiente con agua fría y poner el jabón que hayas seleccionado en su interior. Después, sumergir y lavar suavemente sin frotar la prenda evitando remojos largos para no estropear la fibra. Procurar aclarar la pieza con agua fría y en abundancia y escurrirla sin retorcerla. Si lo hacemos, al igual que lavando a mano, estaremos protegiendo nuestra ropa y alargando su durabilidad.

De esta manera, lavar ropa delicada es mejor a mano que en la lavadora si tenemos en cuenta las condiciones de la prenda elegida. Pero, para nosotros, el gasto y el esfuerzo serán mayores. ¡Decide la opción que más te convenga según tu situación!

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Tu casa en las mejores manitas