Desmontar la alcachofa de la ducha: trucos y consejos

Desmontar la alcachofa de la ducha trucos y consejos

Para no tener ningún problema con la fontanería de tu hogar, te traemos: “Desmontar la alcachofa de la ducha: trucos y consejos”. De esta manera, podrás sustituir tú mismo este elemento del cuarto de baño sin necesidad de gastar una gran suma de dinero. Para ello, sigue estos sencillos consejos y conviértete en un auténtico manitas de tu hogar.

Pasos a seguir para desmontar la alcachofa de ducha

La alcachofa de la ducha es el elemento que utilizamos para dirigir el agua cuando nos encontramos en el interior de la misma. De esta forma, debido al uso, es muy común que sufra algún percance y termine por romperse en algún momento. Dada la incomodidad de ducharse sin una alcachofa en condiciones, a continuación, os explicamos cómo cambiar la alcachofa de ducha:

En primer lugar, será necesario cortar el agua de la ducha. Sin embargo, para evitar algún problema con el agua, la recomendación es cortar la llave de paso de agua del cuarto de baño.

En segundo lugar, debemos fijarnos en el tipo de alcachofa que tenemos. Generalmente incorporan una rosca que une la alcachofa con el latiguillo hasta los mandos de la misma.

A continuación, desenroscamos este elemento que une la alcachofa con el latiguillo.

Posteriormente, colocamos la alcachofa de ducha nueva en la misma posición y volvemos a roscar el embellecedor para unir ambas partes.

Una vez tenemos todas las piezas unidas y en su sitio, comprobamos que no existe ninguna filtración. De esta manera, nos aseguramos que la alcachofa funciona correctamente antes de proceder a ducharnos y llevarnos una sorpresa en un momento inesperado.

Motivos técnicos o motivos estéticos para cambiar la alcachofa de ducha

Como habéis podido observar, la reparación o sustitución de una alcachofa de ducha es un procedimiento sencillo. Así, una vez tenemos claros los pasos que debemos seguir para desmontar la alcachofa de ducha, podemos realizar el cambio de la alcachofa de la ducha si está tiene algún problema o si simplemente queremos disfrutar de una nueva alcachofa.

En el caso de tener que desmontar la alcachofa por motivos técnicos, existen algunas evidencias que nos harán suponer que esta acción es necesaria. Por ejemplo, si notamos que el caudal de agua expulsado es menor al habitual. Esto puede ser debido a que la alcachofa está obstruida o que tiene algún problema en alguna de sus partes. En algunas ocasiones, es simplemente alguno de sus orificios el que presenta este problema. Así, cuando nos encontramos en la ducha, es bastante incómodo tener que aclararse utilizando solamente una parte de la ducha. Para solucionar esto, podemos desmontar la alcachofa de ducha y comprobar si será suficiente con la aplicación de un producto antical o será necesario cambiar la alcachofa por completo.

Sin embargo, por otro lado, podemos decidir cambiar la alcachofa de ducha por una mera razón estética. Si hemos realizado una reforma en nuestra vivienda, hemos cambiado algún elemento en el cuarto de baño o, simplemente, queremos cambiar la alcachofa por otra mejor o más actual, los pasos que debéis seguir son los mismos. De esta forma, podéis disfrutar de un aspecto más moderno y satisfactorio para vuestra ducha.

Encuentra gratis personas de confianza cerca de ti

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *