Cómo planchar una camisa

  • Planchar una camisa correctamente,puede suponer un problema si no sabemos por dónde empezar y qué orden seguir.
  • Siguiendo estos 7 sencillos pasos, serás capaz de planchar una camisa a gran velocidad y sin dejar ni una pequeña arruga.
  • De poco sirve comprarla, si no se sabe bien cómo planchar una camisa. Un buen planchado transmite elegancia y preocupación por el detalle.

Para planchar una camisa correctamente,deberás tener estos consejos en cuenta. Además de intentar ser lo más cuidadoso posible, para no maltratar los tejidos de forma innecesaria.

Paso 1: Preparar la plancha

¿Quieres recibir descuentos en servicios de manitas y limpieza?

Signup now and receive an email once I publish new content.

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Asegúrate de tener la suela limpia y a la temperatura correcta. Las planchas con la suela sucias no deslizan de igual manera. Además pueden desgastar y ensuciar la camisa planchada.

Fundamental, conocer tu propia ropa. Atendiendo a las indicaciones de las etiquetas de cuidado, es necesario adaptar el programa de planchado a las características de esta. El algodón por ejemplo aguanta temperaturas muy altas, entre 140º y 210º. Para planchar una camisa de poliéster sin embargo, es aconsejable que reduzcas la temperatura a entre 100º y 160º. La seda también es muy delicada.

Debemos ser cuidadosos con nuestra salud. Una correcta educación postural, nos previene de sufrir futuros problemas de espalda. Con pequeños descansos, manteniendo la espalda recta y el codo en 90º grados mientras planchamos, evitaremos dichos riesgos.

Antes de saber cómo planchar una camisa

Paso 2: Planchar cuello y puños

El cuello y los puños son las zonas más firmes y rígidas.Por eso cuando las planchamos, son las zonas que más aguantan sin arrugarse. Aprovechando esta característica, interesa plancharlas al principio, y así seguir el proceso de planchado, sin miedo de que se nos arruguen. Dejando pues, las zonas que más riesgo de arrugarse tienen, para las últimas fases del proceso.

El siguiente paso consiste en colocar la camisa abierta en la tabla de planchar. Estirando el cuello y colocándolo en medio de la tabla, lo planchamos de derecha a izquierda.Primero, de un lado y posteriormente del otro, es decir según tenga la zona de la pechera o la de la espalda en la parte superior.

A continuación repetiremos el mismo proceso con los puños de la camisa. Primero planchamos la cara exterior, y después la interior, de los puños. Así, una vez tengamos las partes más duras de la camisa planchadas, podemos pasar a hacer lo mismo en las más delicadas.

Para aprender cómo planchar una camisa, es importante tener cuidado con los botones. Tanto los de los puños como los de las solapas se pueden fundir, si les acercamos demasiado la plancha.podemos llegar a fundirlos. Como precaución es conveniente dejar 1 centímetro entre el botón y la plancha.

Paso 3: Planchar solapas

Las solapas son los bordes de la camisa, que contienen o los botones o los agujeros donde se atan. Cogiendo la solapa que no tiene botones, la estiramos en la tabla de planchar. Si la colocamos aprovechando la curvatura de la tabla, lograremos un planchado minucioso. El planchado lo realizaremos de derecha a izquierda y viceversa.

Seguidamente, pasamos a planchar la otra solapa. No obstante, no podemos replicar el proceso, por el riesgo con los botones. Esta vez, tenemos que pasar la punta de la plancha entre cada botón, asegurándonos de dejar un centímetro de margen entre el botón y la plancha.

El movimiento de la plancha será distinto en este caso. Introduciremos la plancha consecutivamente y sin levantarla, entre todos los botones. Cuidando el espacio entre botones, planchamos toda la solapa.

Paso 4: Planchar los hombros de la camisa

Para este paso, debemos utilizar la punta de la tabla. Introducimos la punta de la tabla por la parte del cuello hasta ocupar uno de los hombros (como si quisiéramos vestir la tabla con la camisa y empezáramos por una manga). La manga de la camisa queda colgando de la punta hasta, prácticamente, llegar al suelo.

Es necesario ser cuidadoso de no meter excesivamente la manga por la punta  para que no esté a presión.

A continuación planchamos los hombros por encima, sin prestar mucha atención a las costuras. Repetimos este mismo proceso con el otro hombro.

Paso 5: Planchar la espalda

Para este caso, seguiremos valiéndonos de la forma de la tabla para planchar la camisa. No hay nada como planchar una camisa utilizando bien la forma de la tabla. Colocamos la camisa abierta boca abajo, y el cuello en la punta de la tabla. De esta manera la espalda de la camisa ocupa toda la tabla de planchar.

Para planchar una camisa que tenga una pinza situada en la parte superior de la espalda, planchamos en primer lugar a un lado de la pinza, y a continuación en el otro. Estiramos cuidadosamente la pinza con los dedos para que no queden marcas.

Paso 6: Planchar la parte frontal de la camisa

Al igual que cuando queríamos planchar las solapas de la camisa, colocamos el cuello en la punta de la tabla y estiramos la parte inferior de la camisa a lo largo de la tabla. El resto de la camisa quedará colgando del borde de la tabla. Planchamos esta zona sin llegar a tocar las mangas de la camisa. Repetimos este mismo proceso en el otro frontal. Es

Tanto en la espalda como en el frontal, el planchado debe ser ligero. Con movimientos rápidos, para no sobrecalentar zonas, y con la presión necesaria para no estirar las fibras, se evitan daños en el planchado de la camisa.

Paso 7: Planchar las mangas de la camisa

Cogemos una de las mangas y la estiramos en la tabla. El truco para no dejar raya en la camisa es no planchar los bordes de la manga, es decir, planchamos solamente la parte central de la manga.

A continuación, rotamos la manga 90º y volvemos a repetir este proceso. Recuerda, no debemos acercar la plancha a los bordes de la tela, solo planchamos la zona central de la manga.

Si en algún momento has acercado demasiado la plancha a los bordes de la manga, vuelve a rotar la manga 90º y repite el planchado en esa zona. Por último, realiza este mismo proceso en la otra manga.

¡Listo!, ya has aprendido cómo planchar una camisa gracias a Multihelpers. Como ves, sólo es cuestión de seguir estos sencillos pasos. En pocos días, cogerás soltura para colocar la camisa en la posición correcta, y planchar una camisa a gran velocidad.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (9 votos, promedio: 4,00 de 5)
Cargando…

 

Tu casa en las mejores manitas