Cómo plaplanchar camisasnchar una camisa

A priori planchar camisas puede parecer una tarea sencilla. Sin embargo, esta idea se esfuma cuando  por no saber cómo planchar una camisa, llegamos a una cita importante llenos de arrugas. Malas costumbres o falta de conocimiento, pueden implicar resultados no deseados. Por esta razón, aquí tenéis de mano de Multihelpers unos cuantos consejos sobre cómo planchar camisas.

Preparación de una camisa

Sea el tipo de camisa que sea, de manga larga, corta, informal o de vestir el primer paso es común. Se trata de preparar la ropa antes del planchado. Puede parecer una idea inútil, aunque una buena preparación nos ahorrará tiempo y esfuerzo.

Si colocamos la prenda recién lavada en una percha con el botón superior abrochado, evitaremos más arrugas.  Una vez llenemos la plancha de agua destiladas o embotellada, que evitará que se obstruya, esperamos a que se caliente. La temperatura a la que debe llegar la plancha variará, según el tipo de prenda que queramos planchar. Para eso es importante fijarse en las indicaciones de la etiqueta.

Por último, debemos colocar la tabla de planchar en un lugar que nos permita la mayor libertad de movimiento. Además es importante cuidar nuestra postura, para evitar daños físicos, sobre todo en la espalda. Planchar con la espalda recta y el brazo en 90º nos ayudará a esto.

Planchado de camisas

Planchar camisas es más fácil después de estos consejos. Pero debemos aprender ahora a planchar camisas de forma adecuada. Cuanto más arrugada este una camisa, la temperatura deberá ser la más alta posible y el depósito estar lo más lleno posible.

Empezamos con el cuello de la camisa. Para planchar esta parte debemos estirarla. Por lo que si es un cuello tipo “botton down”, tendremos que desabrochar los botones que lo sujetan. En esta zona podemos planchar más tiempo y con menos cuidado, ya que es más resistente que las demás. Aunque siempre es aconsejable no presionar demasiado ya que podemos castigar las fibras.

La siguiente zona son los puños de la camisa. Al igual que el cuello, son una zona más gruesa y que resiste mejor el planchado. Y al plancharlos al principio, no incurrimos en el riesgo de que se nos arruguen durante el planchado.

Continuamos con los hombros. Tenemos que colocar la camisa en la punta de la tabla, como si quisiésemos introducirla por la manga. Así, la zona del hombro quedará en la parte superior de la tabla. Planchamos con movimientos rápidos y sin ejercer mucha presión.

Ahora llega el turno de las mangas. Cómo planchar una camisa sin rayas en las mangas es uno de los trucos más interesantes. La clave está en no planchar toda la manga sino su zona central. Y una vez planchado un lado, girarla y hacer lo mismo sin llegar a planchar el borde.

Por último, con cuidado colocaremos la camisa “boca arriba” introduciendo la tabla en el interior de ésta. Plancharemos la parte de la pechera con cuidado y cuando hayamos terminado, procederemos a darle la vuelta para repetir la operación con la parte trasera de la camisa. Con estos consejos, estás listo para planchar camisas ¡A por ello!

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Encuentra gratis personas de confianza cerca de ti

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *