Cómo plaplanchar camisasnchar una camisa

Aunque parezca una tarea sencilla, somos muchas las personas que nos hemos visto en apuros por no saber cómo planchar una camisa y encontrarnos con una prenda llena de arrugas ante una cita importante. En muchos casos, la colocación de la camisa sobre la tabla o el exceso de agua para su posterior planchado nos hacen pensar que es la forma adecuada y encontrarnos con la sorpresa final. Por esta razón, aquí tenéis unos cuantos consejos sobre cómo planchar camisas.

Preparación de una camisa

Bien quieras saber cómo planchar una camisa de vestir o cómo planchar las camisas de manga larga, el primer paso es igual para todas ellas. Debes preparar con cuidado la ropa para que cuando te dispongas a plancharla, te cueste el menor trabajo posible y encuentres una prenda en unas condiciones óptimas. De esta forma, deberás contar con una camisa recién lavada y secada que tendrás que colocar estirada en una percha con el botón superior abrochado. Después, habrá que asegurarse de tener la plancha llena de agua destilada o embotellada para que no se obstruya al utilizarla. A continuación, esperamos hasta que la plancha esté a la temperatura adecuada (esto dependerá del material de la camisa, así que fíjate en las instrucciones del fabricante antes de lanzarte a planchar). Por último, abriremos la tabla de planchar en un lugar que nos permita manejarnos para realizar la acción con la mayor libertad posible.

Planchado de camisas

Una vez tenemos la plancha preparada y la camisa estirada, es hora de saber cómo planchar una camisa muy arrugada. La temperatura debe estar cercana al máximo de la máquina y el depósito de la plancha totalmente lleno, pues vamos a utilizar una gran cantidad de agua.

La primera zona que debemos planchar es el cuello. En caso de que sea necesario, tendremos que desabrocharle los botones si se trata de una camisa tipo “botton down”. En esta zona debemos presionar la plancha con fuerza sobre la prenda.

Después, como si de un recorrido por la camisa se tratase, debemos continuar con los hombros. La camisa debe estar colocada en el borde delantero de la tabla e iremos desplazando suavemente la plancha por ambas partes de la misma.

A continuación, la parte que tenemos que planchar son los puños de la camisa. Primero por el interior, y después por el exterior. Éstos, como el cuello, son una parte bastante dura de la camisa, así que deberás apretar con fuerza mientras pasas una y otra vez la plancha por encima.

Una vez terminados los puños, llega el turno de las mangas. Cómo planchar una camisa sin rayas en las mangas es uno de los secretos mejor guardados por aquello que son capaces de hacerlo. Para conseguirlo debemos planchar por ambos lados de la camisa y tratar de no llegar al extremo para que no se marque la línea.

Por último, con cuidado colocaremos la camisa “boca arriba” introduciendo la tabla en el interior de ésta. Plancharemos la parte de la pechera con cuidado y cuando hayamos terminado, procederemos a darle la vuelta para repetir la operación con la parte trasera de la camisa.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Encuentra gratis personas de confianza cerca de ti

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *