Cómo colgar un cuadro: Trucos y consejos para saber hacerlo.

Los consejos de decoración no terminan en nuestro último post sobre decoración Halloween. Halloween ha pasado, y tras habernos puestos manos a la obra concienzudamente, puede que a algunos de vosotros os haya nacido la curiosidad por la decoración. Una buena forma de decorar el hogar, es vestir sus paredes con diferentes elementos: cuadros, espejos, estantes… Pero ¿sabemos cómo colgar un cuadro? Con el ánimo de que os aficionéis a la decoración, y hacer de esta un ejercicio enriquecedor y sencillo, en Multihelpers nos hemos propuesto daros unos trucos y consejos. Esta vez, sobre cómo colgar un cuadro.

 

¿Quieres recibir descuentos en servicios de manitas y limpieza?

Signup now and receive an email once I publish new content.

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Seguridad

Primeramente y como siempre aconsejamos, la seguridad es fundamental. Debemos protegernos a nosotros mismos, además de la pared y los elementos que pueda esconder. Utilizar gafas y guantes es fundamental. También será necesario que ajustemos el tipo de broca que vayamos a usar, con el tipo de pared que vamos a perforar (existen brocas para hormigón, madera, metal…). Finalmente, debemos proteger los cables eléctricos y elegir una zona para perforar que no los contenga. Para asegurarnos de ello, existen unos detectores de cables, que indican por qué lugares pasa corriente eléctrica.

 

Cómo colgar un cuadro

Siguiendo con unas ideas elementales, la clave de un agujero recto es sujetar el taladro firmemente y de forma constante durante todo el proceso. Aplicando la misma fuerza continuamente, lograremos mantener la perpendicularidad de la broca más fácilmente. Así conseguiremos un agujero recto.

 

Tipo de pared

¿Qué tipo de pared vamos a perforar? Es la primera pregunta que debemos responder. Existen materiales que llamaremos huecos (placa de yeso, ladrillo hueco…) y otros macizos (ladrillos macizos, hormigón macizo, piedra…).

 

Tipo de cuadro

¿Qué peso tiene lo que queremos colgar? Esta es la segunda pregunta que debemos hacernos. Es fundamental, ya que una mala elección puede dar con nuestro cuadro en el suelo, roto en mil pedazos. El tipo de taco, su largura y el diámetro, son las características que fijan la carga que va a poder soportar este. Los tacos de plástico son los menos eficientes seguidos por los de nylon. Los metálicos y químicos son los más eficientes. Eso sí, cuidado con los metálicos, ya que su gran fuerza de expansión, sólo los hace idóneos para paredes de hormigón o piedra macizas.

 

Tacos para cada pared

Existen tacos específicos, para el tipo de material hueco descrito anteriormente. Estos tacos según el tipo que sean, pueden llegar a soportar un máximo de 34 kg. Son de carga baja, debido a que el material no favorece una fuerte fricción del taco y por tanto no se sujetan tan bien. Aunque no os preocupéis, dentro de los kg indicados, no habrá ningún problema. Dentro de estos tacos los encontramos de tipo basculante, para clavar o replegables.

Además de estos, existen unos tacos que son universales. Universales en el sentido de que valen tanto para materiales huecos, como macizos. Su rango de carga varía además de por las características de los tacos antes descritas, por el material de que se trate. Así, en materiales huecos, su poder de carga puede llegar a los 15 kg y en macizos hasta los 240 kg. Como vemos, los tacos específicos para cada material soportan mayor peso en su material que los universales.

Finalmente tenemos los tacos pensados para materiales macizos. Debido a la dureza del material, soportan hasta la tonelada de peso. Y en caso de tratarse de resinas químicas, se llega incluso a doblar esta marca. Tacos para atornillar, de expansión o selladores químicos son los que se encuentran en esta categoría.

 

Consejos finales sobre cómo colgar un cuadro.

Finalmente unos consejos. Para taladrar cualquier tipo de material, es importante que antes de ejercer mucha presión, hagamos una pequeña muesca en el material. Una vez hecha la muesca, la utilizamos de guía y ahora sin miedo a salirnos del punto marcado ejercemos presión constante y de forma perpendicular a la pared.

Para materiales poco rugosos, hacer esta primera muesca con el taladro puede ser peligroso, ya que es muy fácil que se nos resbale la broca (como los baldosines y azulejos). Un útil consejo es hacer la muesca con un martillo y un clavo. O directamente con el taladro, si colocamos esparadrapo en la pared. Ya que su rugosidad, evitará el patinazo.

Para acabar, recordar que debemos estar atentos a posibles imprevistos. Si mientras estamos taladrando sale humo, nos está costando demasiado esfuerzo, salen virutas de plástico etc lo mejor será que paremos. Nos estamos encontrando con cables, o la pared tiene mayor dureza de la que esperábamos en su parte interior. Buscar otra localización será lo mejor, y cubrir el agujero hecho con masilla. Además de asegurarse de que no hemos dañado el tendido eléctrico del hogar.

 

Pero si no os atrevéis, no disponéis de los materiales o sencillamente no tenéis tiempo, siempre podéis acudir a la ayuda que os brindamos en Multihelpers. Os conseguiremos un manitas de forma rápida y económica, para que colguéis tantos cuadros como queráis.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, promedio: 4,20 de 5)
Cargando…

Tu casa en las mejores manitas